Presentación Up On

UP ON. La nueva mezcla polimérica verde con alto contenido de polipropileno.

Nuevas y ventajosas aplicaciones para los plásticos de ingeniería innovadora y polímeros convencionales en la industria del mueble.

El policarbonato ha encontrado sus más conocidos usos hasta hace pocos años en la producción de productos al servicio de la electrónica de consumo (CDs y DVDs, en particular, debido a sus propiedades eléctricas), así como en soluciones tecnológicamente avanzadas para el sector la construcción, cada vez que se requiere una transparencia y un brillo de alta calidad, junto con la ligereza, asociado a una resistencia extrema del material; Esto se debe, por una parte, a sus propiedades ópticas distintivas (de hecho, el policarbonato es más transparente que la mayor parte de los vidrios de silíce), y, por otra parte, a que es mucho más ligero que el vidrio, pero al mismo tiempo muy resistente (el policarbonato tiene de hecho una resistencia considerable a los impactos y golpes, y soporta altas presiones, tanto estáticas como dinámicas, tanto en la dirección vertical, como en horizontal). Además de eso, la tecnología de moldes de inyección de gas en el policarbonato es muy apreciada, a diferencia de lo que ocurre con los sustitutos de vidrio tradicionales y baratos, como lo es el vidrio acrílico (técnicamente hablando el metil-metacrilato, o, comercialmente hablando, el vidrio acrílico o plexiglás), que sólo se puede termoformar a partir de placas planas.

En cuanto a la industria del mueble, y en particular de la silla, la utilización del policarbonato fue limitado hasta el presente, para realizar productos de diseño de alto nivel, combinando el brillo de la superficie de policarbonato con las innovadoras posibilidades de diseño, gracias también a la libertad que brinda la tecnología de moldes de inyección de gas para dar forma. El precio medio de estos productos había discriminado hasta ahora al consumidor más común, concretamente mediante la imposibilidad de adquirir un productoque pertenecía a una élite innovadora.

La misión GrandSoleil es por el contrario, hacer llegar el policarbonato al alcance del consumidor medio, compitiendo con la materia prima más tradicional para la industria del mueble, es decir, la madera. Basándose en la calidad y la eficiencia de su producción, debido a la avanzada tecnología de las prensas y moldes, aprovechando las propiedades ópticas que tiene el policarbonato, así como su resistencia extrema, y su condición de desarrollar estructuras y formas con la más amplia libertad de expresión, GrandSoleil realmente convierte hoy en obsoleta la distinción tradicional entre las sillas de interior y exterior, gracias a la versatilidad garantizada por policarbonato (y por polímeros de ingeniería innovadores derivados de polipropileno), y se puede comercializar el policarbonato como una alternativa económicamente atractiva, y ópticamente diferente a los materiales tradicionales, incluida la la madera, dando también, resultados equivalentes o incluso superiores a los de los materiales tradicionales- , en cuanto a la solidez y ligereza. El riesgo de daño al material puede reducirse significativamente mediante la adopción de las correctas "recetas químicas para el policarbonato, y con tratamientos de superficie específicos. Esto es poco factible, por ejemplo, con el metacrilato, que desgraciadamente muestra una fuerte predisposición a los arañazos.

Consciente de las grandes posibilidades que todo este conjunto garantiza en los volúmenes de venta, GRANDOLEIL orienta su diseño hacia la grande y clásica tradición italiana de la Silla, entre los años cincuenta y noventa, en los que la silla se realizaba principalmente de madera, con una redefinición de esa tradición, a la luz de las nuevas posibilidades expresivas y de lectura que ofrece el policarbonato.

Por último, incluso en comparación con los simples sillas con patas de metal y con el asiento de acrílico termoformado, la eficiencia y las velocidades alcanzadas por la producción de GrandSoleil, realizadas en policarbonato, han acercado los costos de este último al precio del metacrilato, proporcionando un producto que es estructuralmente más robusto, tanto por la capacidad para soportar la presión y el peso, como en términos de resistencia al impacto. Esto, debido a que el metacrilato, especialmente si es fue significativamente termoformado y perforado, vuelve frágil, especialmente bajo la acción de fuerza de un golpe.

Junto a esto, el policarbonato tiene una mayor transparencia que el metacrilato (que no es trasparente como los vidrios de silíce). Esto se comprueba especialmente en las versiones sin coloren las que el metacrilato muestra una residuo amarillo de fondo que no puede ser totalmente eliminado. De cualquier modo, la comparación con el metacrilato debe ser necesariamente restringido a unos pocos ejemplos, ya que el metacrilato se puede utilizar sólo para realizar asientos sencillos, debido a las limitaciones del proceso de termoformado de hoja plana, en lugar de sillas completas, que al contrario, representan la posibilidad real del policarbonato, gracias a La tecnología de los moldes de inyección de gas. El policarbonato libera la creatividad para el diseño de la silla.

Por último, pero no por esto de menor importancia, la introducción, al lado del policarbonato, de polímeros de ingeniería innovadoras, derivadas de polipropileno (IGAP ha patentado estos materiales con la marca ed ) dará a nuestros clientes la capacidad de vender sillas con una superficie brillante y high glossy, que imitan a la perfección, la superficie de policarbonato, en una versión brillante, pero que se caracterizan por un nivel de precios en el rango UPON, muy cercano al de las sillas de polipropileno standard. GrandSoleil está haciendo esta realidad paso a paso, también para sillas muy ligeras y estructuralmente complejas, incluso, en un futuro próximo también sillas con patas metálicas cromadas.

También esto resulterá ser una innovación significativa para el mercado, puesto que las superficies brillantes representan en el presente y próximo futuro, una tendencia de éxito seguro, sobretodo para el público de los jóvenes consumidores.